viernes, 3 de junio de 2011

Un año más, seguimos aquí

Hace un año que dejé plantado este blog, demasiadas cosas por hacer y poco tiempo ..

Vuelvo a estar aquí, para seguir expresando mi pasión por ellos, los animales.



viernes, 18 de junio de 2010


"Si yo pudiera, cerraría todos los zoológicos del mundo. Si yo pudiera, prohibiría la utilización de animales en los espectáculos de circo. No debo ser el único que piensa así, pero me arriesgo a recibir la protesta, la indignación, la ira de la mayoría a los que les encanta ver animales detrás de verjas o en espacios donde apenas pueden moverse como les pide su naturaleza"


José de Saramago


Saramago hoy nos ha dejado, pero sus ideales y sus deseos siguen en muchos de nosotros.


Yo me uno a él y a su deseo.. NO A LOS CIRCOS CON ANIMALES


(Fuente Libera)


Aunque los espectáculos de circo no sean aparentemente espectáculos violentos, en realidad para los animales son una condena a cadena perpetua y trabajos forzados.



LA VIDA DEL ANIMAL DE CIRCO

Aunque los espectáculos de circo no sean aparentemente espectáculos violentos, en realidad para los animales son una condena a cadena perpetua y trabajos forzados, ya que sus vidas se convierten en una auténtica tortura, tanto en el escenario como fuera de él.

Los animales que los circos se han apropiado para sus espectáculos pasan la mayor parte del tiempo de sus vidas encerrados en jaulas, incluso encadenados para que no intenten huir. Completamente alejados de sus congéneres y de su hábitat natural, deben adaptarse por la fuerza al ritmo itinerante de las giras círquenses. Este ritmo de vida les supone un grave estrés que conlleva consecuencias nefastas para su salud, algo a lo cual su organismo no siempre se puede adaptar. El transporte suele realizarse por carretera en camiones, lo cual les obliga a pasar trayectos que pueden durar varios días en espacios muy reducidos, los cuales apenas les permiten moverse. Estos viajes suelen hacerse en camiones poco acondicionados, y por esta razón en muchas ocasiones deben soportar las inclemencias climáticas.

Este tipo de vida les impide desarrollar sus comportamientos naturales, lo cual les provoca un gran sufrimiento tanto físico como psicológico, y les genera una confusión que en muchas ocasiones deriva en trastornos y comportamientos anormales.

En escena vemos el resultado de un adiestramiento estricto y cruel, porque los animales deben comportarse de una manera completamente desnaturalizada, realizando actividades impropias para su especie e inclusive dolorosas para su fisiología. Algo tan insólito como felinos saltando entre aros de fuego (lo cual les causa auténtico pavor, ya que su instinto les hace alejarse del fuego) sólo se ha podido lograr porque se les ha sometido a un adiestramiento que se basa en el castigo y la coacción. En caso de que los animales no realicen los ejercicios a los cuales se les obliga, se toman medidas como la privación de agua y alimentos y, muy a menudo, se recurre a la violencia, usando látigos y otros objetos para golpearles.


EL CIRCO Y EL TRÁFICO DE ANIMALES

Los circos suelen exhibir animales salvajes como grandes reclamos de un público poco informado. Mostrar estos animales fuera de su hábitat a un público infantil no es en absoluto educativo, pues supone ver "actuar" a un animal fuera de su hábitat, y realizando comportamientos impropios y antinaturales.

Muchos circos son clientes habituales de las mafias dedicadas al tráfico de animales. Actualmente, el tráfico ilegal de animales es el segundo más importante a nivel global.


UN CIRCO SIN ANIMALES

La instalación de circos que exhiban animales exóticos en sus espectáculos está prohibida en la ciudad de Barcelona. La implantación de dicha prohibición supuso un aumentó del 25% en la taquilla de estos espectáculos, ya que el "hueco" que dejaron los números donde utilizaban animales ha tenido que ser sustituido, renovando y reinventado la oferta, algo muy positivo y muy rentable tanto para el circo como para sus trabajadores.

En los países más avanzados del mundo la exhibición de animales en el circo está prohibida por Ley. Ciudades como Buenos Aires y São Paolo contemplan esta prohibición en sus ordenanzas municipales. No hay motivos para temer que la ciudad se quede sin eventos circenses. Hay muchas alternativas sin crueldad. El circo más prestigioso del Mundo es el canadiense Cirque du Soleil, el cual no utiliza animales en sus exhibiciones. El catalán Circ Cric, Premio Nacional de Circo, atorgado por la Generalitat de Catalunya, tampoco usa animales en sus exhibiciones.


miércoles, 6 de enero de 2010

Cocina Animalista: Sandwitch Vegetal

Tiempo: 10 minutos

Ingredientes:
1 panecillo
Lechuga Iceberg
1/tomate
2 salchicas de tofu a las finas hierbas
Queso cheddar o Edam
Cebolla frita
Salsa Yogur


Preparación:
Corta el panecillo y tuestalo unos minutos en la tostadora
Corta y lava la lechuga y el tomate. Corta por la mitad las salchicas y pasalas por la sarten unos minutos.
En el panecillo pon una capa de lechuga, tomate, añade la cebolla frita y la salsa de yogur. Pon encima las salchichas y añade unas lonchas de queso enseguida para que se funda un poco.
Ya puedes darle el primer bocado!

Para los que se atrevan pueden añadirle un huevo frito ;-)

Cocina Animalista: Arroz al Penedès


Tiempo: 10 minutos

Ingredientes para 1 persona:

1 bol de arroz integral pre-cocinado (SOS por ejemplo)
1 o 2 calçots depende del tamaño
1/2 pimiento amarillo
1/2 pimiento rojo
3 o 4 espárragos verdes trigueros
Perejil

Preparación:

Pica o corta en pedazitos pequeños los calçots, pimientos y espárragos, sofríelo todo en aceite de oliva. Cuando esté doradito añadele el bol de arroz sin calentar. Dejalo unos minutos y añade el perejil. Ya está listo para comer!!

sábado, 22 de agosto de 2009

El Animalismo, terrorismo o excentricidad por Julio Ortega Fraile

Artículo original: www.tercerainformacion.es/?El-Animalismo-terrorismo-o#forum5723


Está visto que colaborar activamente en la lucha contra el maltrato a los animales es ganarse la etiqueta de “rarito”. Y no me refiero a que te la coloquen los que cazan, los que alancean un toro en Tordesillas, los que lo abrasan en Medinaceli, aquellos que despellejan visones o los que hacinan gallinas ponedoras en una granja; esos tienen otros epítetos para los animalistas: sectarios, terroristas, drogadictos, hasta el de “comunista” he llegado a escuchar. Les falta el de “masón” para parecerse a un cazador, pescador y firmante de penas de muerte que yo me sé. Digamos que su lenguaje, como vehículo de sus pensamientos, es el propio de individuos bastante ariscos e insociables y que cuando hablan es como cuando disparan, ahorcan, ensartan la lanza o muelen a palos a un animal: un derroche de violencia parejo a una falta absoluta de ética y de civismo.
La cuestión es que hay personas que si bien no se preocupan en absoluto por el sufrimiento al que los animales se encuentran sometidos en este País, tampoco contribuyen al mismo al menos de forma activa, lo que no quiere decir que no consuman productos cuya obtención, haya supuesto el padecimiento y la muerte de estas criaturas o que no participen en actividades generadoras de maltrato animal, como circos o zoológicos. Pues bien, estos digamos “indiferentes”, son los que en su mayoría, catalogan de excéntricos a los animalistas y los contemplan como una especie de iluminados que habitan en otra dimensión y cuyas reivindicaciones les suenan delirios de lunáticos.
Yo me pregunto si estas personas se han parado a analizar qué es realmente el movimiento animalista y cuáles son las premisas en las que se basa, o simplemente se están dejando llevar por costumbres adquiridas durante milenios y son producto de una educación que en ocasiones, aliena más que dota del talento para reflexionar con espíritu crítico acerca de nuestra existencia y la de todo aquello que nos rodea.
Una chica puede pasearse con el tanga por la casa del “Gran Hermano” que antes o después, se creará su club de fans y será invitada a diversos programas de televisión. Pero si a otra se le ocurre tumbarse frente a una plaza de toros en ropa interior y con unas banderillas ensangrentadas a la espalda, será una de esas “chaladas” que están en contra de las corridas. ¿Y eso por qué ocurre?, pues porque en esta Sociedad domesticada y con una capacidad para el análisis bastante abotargada, todo vale mientras no vaya contra el Sistema y sobre todo, si no afecta a nuestros intereses, y cuando me refiero a éstos es porque no se tiene en cuenta más que el perjuicio propio, por ridículo que sea, sin pensar en las consecuencias, a veces mortales, que para otros pueda implicar nuestro “bienestar”.
Decir que no a la caza deportiva, a los festejos taurinos, a la industria de la peletería, a las granjas intensivas o a los circos con animales, es darse de bruces con leyes que amparan esas actividades por lo tanto, pedir su desaparición, es convertirse en un elemento incómodo para una estructura social consolidada que teme los cambios, ya que éstos pueden alterar un orden establecido que es la base de la autoridad a la que estamos sometidos. Por eso a Usted le toleran actuar “libremente” siempre y cuando no se atreva a poner en duda la legalidad vigente. “Os permitimos que abráis protectoras con vuestros medios, pero no se os ocurra exigir que los ayuntamientos dejemos de sacrificar perros”. Es un ejemplo de esta política colmada de desafueros sociales y morales.
Y luego tenemos a los ciudadanos, tan modernos, tan progresistas y civilizados. Siempre dispuestos a colaborar con unos euros en una ONG, a reciclar la basura o a llorar viendo Bambi con sus hijos. Pero cuidado, que a nadie se le pase por la cabeza privarles de los encierros, impedirles contemplar a José Tomás en una de sus artísticas faenas sangrientas, quitarles de la estantería del Hipermercado los huevos cuyo código empieza por 2 ó 3, despojarles de la licencia de caza o decirles que no se coman en un restaurante una langosta que han cortado viva. La solidaridad está muy bien mientras ellos no hayan de variar ni un ápice sus gustos o costumbres. Por eso, cuando ven a unos cientos de personas con pancartas que hablan de la “Liberación Animal”, lo primero que se les ocurre pensar es: “ya están haciendo de las suyas esa pandilla de perturbados y radicales que nos quieren quitar lo que siempre ha sido así”.
“Lo que siempre ha sido así...”. He ahí una definición del egoísmo cuando esa expresión equivale a decir: “No aceptaré ningún cambio que pueda afectarme lo más mínimo”. Y esa es la verdadera fuerza de los que son crueles de tantas formas con los animales, que no está tanto en su conducta criminal – crimen al menos moral, ya que todavía no lo es legalmente - sino en la indiferencia cómplice de los que sin torturar, contribuyen a la tortura, y sin matar son colaboradores en esas muertes. Por muchos que sean, que tampoco son tantos, los verdaderos causantes del padecimiento extremo y del “asesinato” de animales, nada podrían hacer si el resto de los ciudadanos se declarasen en contra de estas prácticas espantosas con seres vivos. El silencio es una complicidad muy efectiva.
Pero entre la violencia de unos y el egoísmo de otros, entre los intereses de los primeros y la comodidad de los segundos, el resultado es que siguen muriendo cada día millones de animales en una sangría que no tiene comparación con ninguna otra. No existe en ámbito alguno sufrimiento que exceda en número de víctimas al que padecen los animales. Y por favor, que no venga ninguno de los del primer párrafo o del segundo, diciéndome ahora que de mi frase se deduce que no me importa el dolor en el hombre. Ese argumento tan corrompido como aquellos que lo emplean, es una más de las falacias indignas con las que tratan de desacreditar al movimiento animalista, a cuyos miembros, por cierto, les suele preocupar y mucho el padecimiento humano, tal vez a diferencia de la mayoría de los que utilizan contra ellos precisamente esa acusación, que por importarles, se importan tan sólo ellos mismos.
Lograr que usos y costumbres aceptadas y empleadas durante siglos desaparezcan es una labor titánica y muy lenta, porque el ser humano, a pesar de su condición de gregario, tiende a aislarse en lo que se refiere a cuestiones de empatía con el dolor ajeno. Somos una comunidad inmensa con problemas compartidos pero nuestra concepción de los mismos es individualista, he ahí el arma de los causantes del sometimiento de tantos seres vivos, y si esa es nuestra actitud cuando se trata de animales humanos, qué no será cuando los afectados carecen de racionalidad: pues que pasamos incluso a desempeñar, y muy gustosos, el papel de opresores y de verdugos. La revancha por nuestra propia debilidad, la solemos descargar contra aquellos que padecen mayor indefensión todavía que nosotros.
Hoy somos una especie de terroristas para algunos y una suerte de orates para otros. Algún día, nuestras exigencias de ahora, serán ley y pasaremos de ocupar el papel de villanos, al de abanderados de una causa justa. Pero mientras tanto, millones de ciudadanos coadyuvan a esta lacra vergonzosa del maltrato a los animales, unos por acción, otros por omisión y la Administración, como siempre, viendo qué chaqueta se pone para gustar más a la afición y recibir el aplauso electoral.
Me gustaría que todas esas personas que tienen un perro, un gato, un canario o un caballo, se imaginasen a su “compañero” siendo ahorcado, ahogado, reventado a perdigonazos o con una tranca permanentemente aferrada a su pata, seguro que en la mayoría de los casos se les revolverían las entrañas y lucharían contra semejante crueldad. Pues ahora, que me expliquen la diferencia entre su “amigo irracional” y todos los perros de cazadores, jabalíes, zorros, visones, gallinas, toros, caballos, ocas o palomas que mueren entre terribles sufrimientos mientras ellos, no hacen nada por evitarlo. Y es que poco tiene que ver el dolor si es mi hijo el que lo padece, con el de un niño palestino, ¿verdad?, pues algo parecido ocurre con los animales, que mientras a mi perro no lo toquen, da igual que en la perrera que hay a quinientos metros de mi casa, los sacrifiquen a la semana de ser capturados o que le atraviesen con acero los pulmones a seis toros en la plaza que hay a un kilómetro. Y los que protestan contra eso son peligrosos extremistas o simples majaretas, dependiendo de mi grado de afición a la tauromaquia. Entre crueldades, cobardías y egoísmos, chapoteamos cada día en un mar de sangre ajena.
Julio Ortega Fraile

miércoles, 15 de julio de 2009

Nel, ¿embuste o realidad?

Hoy una vez más me siento engañada y sin fuerzas.


Este verano está siendo agotador, mucho peor que el año pasado....y dicen que se avecinan tiempos peores...pero no por la crisis, ni las fiestas ni por la calor... sino por el exceso de trabajo.


Para aquellos que luchamos por los animales, el verano se convierte en nuestra "Temporada Alta". Cada día nuevos casos de abandono, rescates, atropellos, maltratos, perreras llenas, refugios desbordados, particulares al borde de la desesperación.... y no se ve luz en este túnel.


Pero es más la desesperación cuando encima lees que el Gobierno se permite el lujo de predicar a sus vecinos Europeos que esta situación en nuestro país no existe. Y yo con la cara a cuadros me pregunto.. ¿será que vivo en otro país? o ¿quizá son mis Gobernantes los que viven en otro planeta?



Comparto esta indignación con Julio Ortega de PACMA que plasma en su escrito dirigido al Gobierno Español, la misma queja al conocer los engaños y embustes que el Gobierno ha transmitido sobre la situación que viven nuestros animales: http://findelmaltratoanimal.blogspot.com/2009/07/galgos-ahorcados-y-gobiernos-embusteros.html




Y ha sido mientras lo leía que no podía dejar de pensar en esa perrita "desperdicio" de cazador que tengo a mi lado, acurrucadita en mis brazos..


Así que según los Gobernantes, Nel es un embuste?

Esta dulce perrita que llegó en forma de saquito de huesos, con una cadera dislocada y a la que ahora con tan sólo 3 añitos, se le están cayendo los dientes por culpa del cazador que la explotó a criar para poder abastecerse en todas las temporadas de caza. Y que además le proporcionó una vida de mierda a base de palos, pan y agua...¿Me quieren hacer creer que esta realidad no existe?


Ah.. claro, ella no cuenta, quizá porque no existia en ningún censo y por eso no es real, y su última camada que murió en la perrera, esos cachorritos tampoco importan.. no eran reales.

Si pudiera hablar Nel seguro que haría que a muchos se les cayera la cara de vergüenza por tantas patrañas que crean, por tanta injusticia recibida y por ese desprecio a la que se ve sometida ella y tantisimos perros que son utilizados como herramientas para la caza.


Pero Nel existe, ella es VIDA en estado puro! y aunque sea sin fuerzas seguiré luchando para que encuentre su alma gemela y pueda tener una vida real y digna.



jueves, 26 de febrero de 2009

El primer perro clonado, ¿Realidad o Ficción?


Hace días leí la notícia, una família americana (como no) iba a clonar a su querido Labrador, Lancelot, muerto hace unos años.

La notícia no podía ser más increíble, al menos para mi.

Por un lado, me asombré de nuevo de los límites inexistentes del ser humano, capaces de crear VIDA a su antojo, como si fueramos Dioses, dando una vez más muestras de lo superiores que nos creemos, capaces de decidir y hacer lo que nos place con las VIDAS ajenas.

Por otro lado, me entró un nudo en el estómago al ver el pastón que habían pagado por clonar a Lancelot, nada más y nada menos que 155.000 dólares!!!!!. En ese momento, a modo relámpago me vinieron mil y una miradas... pensé en todos los animales que se podrían salvar con ese dinero y en todos los refugios y protectoras de este país (o incluso del suyo propio), que no tienen ni siquiera dinero para alimentar a todas esas VIDAS que no son de nadie.

Y esto me asusta, me asusta mucho porque a diario veo que la estúpidez humana no tiene límites, y es entonces cuando me entra el pánico..

¿será este el futuro de nuestros amigos los animales o es tan sólo una americanada más?


http://www.elmundo.es/elmundo/2009/01/29/ciencia/1233231174.html?a=609248827fd7ee47caca9d2dea2c3a83&t=1233250968

viernes, 20 de febrero de 2009

Miradas...por Lola Muñoz

Hay miradas sufriendo, cientos de miradas, miradas aterradas...miles de miradas....miradas de vidas que se apagan en plena VIDA y sin sentido..

Deberíais verlas, no sé por qué no las veis...Están ahí...al lado nuestro!...esas miradas existen...si no las vemos es porque estamos retirando la mirada, pero eso algunos ya no podemos hacerlo, aunque quisiéramos. Aunque duela. Esas miradas no nos dejan dormir...pero no podemos ya hacer como que no las hemos visto...

Queréis verlas? No, verdad? Pues deberíais....no hace falta estar mal de la cabeza ni amargado para verlas...no hace falta odiar a nadie, para ver esas miradas, ni creerse mejor que nadie...basta con tener los ojos abiertos, y, sobretodo el corazón....aunque muchos días acabareis con ese corazón roto en mil pedazos...deberíais verlas, ellos se lo merecen...

Pero hay días en que esas miradas golpean como puños...como hoy, por ejemplo...

Deberíais verlas...duele, pero son vida, porque son seres buenos, dulces, necesitados, asustados y están sufriendo...sufren no por monstruos, ni por maltratadores...sufren porque sobran, porque nunca debieron llegar a un mundo/mercado "libre" donde su lugar lo ocupan productos de "alta gama" fabricados al gusto y pedido del consumidor...

Voy a ver si puedo seguir trabajando por ellos, pero sin ver sus miradas, hoy...aunque espera, venga, abro ese correo...pone "urgente, sacrifican".....quizás...y si pudiéramos hacer algo por esa mirada concreta?

Mejor lo abro....

Vaya, son dos chiquitines, no se sabe cual de ellos tiene más miedo...se refugian uno contra otro, como si así se protegieran, como si así pudieran salvarse...

Y ese peluchito negrito, si alguien le diera un baño...si alguien le diera una vida...


Y esta cachorrita, pidiendo auxilio, intentando encaramarse a nuestra mirada...


Y el negrito? Entender lo que dice esa mirada sería realmente humano....



Están tan solos, parecen tan indefensos...querría llevármelos a casa y protegerlos para siempre...tu también, verdad?...y son unos pocos de todos esos miles de casos/miradas a los que no podemos ayudar...o si?

Tal vez enseñando sus miradas a todo el mundo, para que se sepa que existen, para que se sepa de su sufrimiento inútil...

Quizás esa es la verdadera ayuda, la única...hablar de la existencia de esas miles de miradas, para que existan...

Vosotros, consumidores de mascotas, deberíais ver todas esas miradas, pero todas, las miles...quizás así abrierais los ojos, lentamente, irreversiblemente, ante su dolor....

Vosotros todavía no lo entendéis, y nosotros no sabemos explicároslo mejor...esas miradas hay que verlas...no hay palabras que describan este exterminio continuo...

No es culpa vuestra, es culpa de todos nosotros....

Venga, otro intento...mirémosles a los ojos...

Venga, incluso, un pasito más allá, aunque suene radical.... nos ponemos en su lugar?

Por Lola Muñoz, SosGolden

jueves, 19 de febrero de 2009

La libertad de Susi, por Saramago


Si yo pudiera, cerraría todos los zoológicos del mundo.


Si yo pudiera, prohibiría la utilización de animales en los espectáculos de circo. No debo ser el único que piensa así, pero me arriesgo a recibir la protesta, la indignación, la ira de la mayoría a los que les encanta ver animales detrás de verjas o en espacios donde apenas pueden moverse como les pide su naturaleza. Esto en lo que tiene que ver con los zoológicos. Más deprimentes que esos parques, son los espectáculos de circo que consiguen la proeza de hacer ridículos los patéticos perros vestidos con faldas, las focas aplaudiendo con las aletas, los caballos empenachados, los macacos en bicicleta, los leones saltando arcos, las mulas entrenadas para perseguir figurantes vestidos de negro, los elefantes haciendo equilibrio sobre esferas de metal móviles. Que es divertido, a los niños les encanta, dicen los padres, quienes, para completa educación de sus vástagos, deberían llevarlos también a las sesiones de entrenamiento (¿o de tortura?) suportadas hasta la agonía por los pobres animales, víctimas inermes de la crueldad humana. Los padres también dicen que las visitas al zoológico son altamente instructivas. Tal vez lo hayan sido en el pasado, e incluso así lo dudo, pero hoy, gracias a los innúmeros documentales sobre la vida animal que las televisiones pasan a todas horas, si es educación lo que se pretende, ahí está a la espera.





Se podrá preguntar a propósito de qué viene esto, y responderé ya. En el zoológico de Barcelona hay una elefanta solitaria que se está muriendo de pena y de las enfermedades, principalmente infecciones intestinales, que más pronto o más tarde atacan a los animales privados de libertad. La pena que sufre, no es difícil imaginarlo, es consecuencia de la reciente muerte de otra elefanta que con la Susi (este es el nombre que le pusieron a la triste abandonada) compartía en un más que reducido espacio. El suelo que pisa es de cemento, lo peor para las sensibles patas de estos animales que tal vez tengan todavía en la memoria la blandura del suelo de las sabanas africanas. Sé que el mundo tiene problemas más graves que estar ahora preocupándonos con el bienestar de una elefanta, pero la buena reputación de que goza Barcelona comporta obligaciones, y ésta, aunque pueda parecer una exageración mía, es una de ellas. Cuidar a Susi, darle un fin de vida más digno que verla acantonada en un espacio reducidísimo y teniendo que pisar ese suelo del infierno que para ella es el cemento. ¿A quién debo apelar? A la dirección del zoológico? ¿Al ayuntamiento? ¿A la Generalitat?





Postdata: Dejo aquí una foto. Igual que en Barcelona hay grupos – gracias - que se apiadan de Susi, en Australia también un ser humano se ha compadecido de un marsupial, víctima de estos últimos incendios. La foto no puede ser más emocionante.





Escrito en El cuaderno de Saramago

Liberad a Susi


miércoles, 18 de febrero de 2009

Diez deseos


Diez ruegos de un perro al ser humano...

1º- Mi vida dura unos 10 o 15 años. Cada separación de ti es para mí un sufrimiento. Piénsalo bien antes de adquirirme.

2º- Dame tiempo para comprender lo que quieres de mi.

3º- Infúndeme confianza, vivo de ella.

4º- No te enfades demasiado conmigo y no me encierres como castigo. Tú tienes tu trabajo, tus diversiones y tus amigos. ¡Yo sólo te tengo a ti!.

5º- Habla conmigo de vez en cuando.

6º- Aprende a tratarme como es debido. Yo nunca lo olvido.

7º- Antes de pegarme, piensa que mis mandíbulas podrían destrozar fácilmente los huesos de tu mano y, sin embargo, no hago uso de ellas.

8º- Antes de que me taches de inútil, testarudo o perezoso cuando me pides que haga algo, piensa que es posible que no me encuentre bien o que mi corazón esté cansado.

9º- Ocúpate de mí cuando llegue a viejo; también tú lo serás algún día.

10º- Quiero que estés a mi lado cuando llegue el momento. No digas nunca que prefieres no verlo y que suceda cuando tu no estés presente. Todo me resultara más fácil si estás conmigo.

TU FIEL AMIGO.

martes, 17 de febrero de 2009

Desaliento de Rosa Montero

Desaliento
ROSA MONTERO 17/02/2009

Hace una semana terminó la temporada de caza con galgo y empezaron las matanzas habituales, los bosques espectrales adornados con el fruto atroz de los perros ahorcados. A veces me entra un desaliento abrumador, un cansancio infinito de ser de este país. De una sociedad bruta e incivil sin tradición en el respeto a los seres vivos. Miren por ejemplo lo que sucede en el Metro de Madrid: El Refugio ha denunciado que los perros utilizados en la seguridad son duramente maltratados. Y lo peor es que muchos maltratadores ni siquiera creen serlo porque no perciben el sufrimiento del animal: así de primitivos y de crueles son. Ese mismo sustrato de insensibilidad hace que el PSOE incumpla descaradamente una promesa electoral sin que pase nada. Porque se comprometieron a elaborar una ley marco de protección animal, pero el Gobierno acaba de declarar que no la hará y que las competencias son de las autonomías (se han presentado 1.300.000 firmas en pro de la ley, pero se ve que les importa un pito). Sí, es un desconsuelo ser de un país en el que los jueces y los ministros se van de cacería y se hacen petulantes fotos de matarifes. No hablo ya de las repercusiones políticas del encuentro, ni del problema que supondría aceptar, teniendo un cargo público, el supuesto regalo (de muchos miles de euros) de una montería, como decía el sábado un lector en una carta magnífica. Hablo simplemente del mal gusto social, del mal gusto moral, del mal ejemplo de esos prohombres de la patria rodeados de cadáveres (tremenda la foto de Garzón entre decenas de mansos ciervos alineados como los muertos de una masacre anónima); de unos tipos exultantes de sangre y abrazados con ufanía a la escopeta. Ésos no son los dirigentes que yo deseo para España. Pero ya ven, es que el país es así.

Por desgracia, todo concuerda.

Cacería Garzón
http://www.20minutos.es/noticia/450328/0/fotos/caceria/garzon-bermejo/

lunes, 16 de febrero de 2009

PERROS E HIJOS DE PERRA por Arturo Pérez-Reverte

PERROS E HIJOS DE PERRA por Arturo Pérez-Reverte

Después de que un pit bull-stadford matase a una mujer en Las Palmas, leí varios reportajes sobre perros de presa. Uno es de Francisco Perejil, joven escritor de novela negra y tal vez el último gran reportero de sucesos de este país, de esos capaces de mezclar sangre con tinta y alcohol; un fulano que merecería plomo de linotipias y teclazos de Olivetis en vez de oficio aséptico, mingafría y políticamente correcto en que algunos han convertido el periodismo, con libros de estilo que dicen La Coruña sin ele y becarios que aspiran a ser editorialistas o corresponsales en Nueva York.
El reportaje de Perejil contaba cómo criadores sin escrúpulos y apostadores clandestinos, alguno de los cuales se anunciaba en revistas especializadas y montan sus negocios ante la pasividad criminal de las autoridades, organizan peleas de perros. Cuenta Perejil la crueldad de entrenamiento, las palizas y vejaciones que les inflingen para convertirlos en asesinos; cómo empiezan a probarlos contra otros perros desde que son cachorros de cuatro meses y cómo algunos mueren tras aguantar peleas de hora y media.
Pero el reportaje, que era estremecedor, no me impresionó en su conjunto tanto como la frase del texto: " El perro, si ve que su amo está a su lado, lo da todo". Y, bueno. Algunos de ustedes saben que la vida que en otro tiempo me tocó vivir abundó a veces en atrocidades. Quiero decir con eso que tampoco el arriba firmante es de los que ven un mondongo y dicen ay. Tal vez por eso el horror y la barbarie me parecen vinculados a la condición humana, y siempre me queda el consuelo de que el hombre, como única especie racional, es responsable de su propio exterminio; y que al fin y al cabo no tenemos sino lo que nos merecemos, o sea, un mundo de mierda para una especie humana de mierda.
Pero resulta que con los animales ya no tengo las cosas tan claras. Con los niños también me pasa, pero la pena se me alivia al pensar que los pequeños cabroncetes terminarán, casi todos, haciéndose adultos tan estúpidos, irresponsables o malvados como sus papis. En cuanto a los animales, es distinto. Ellos no tienen la culpa de nada. Desde siempre han sido utilizados, comidos y maltratados por el hombre, al que muchos de ellos sirvieron con resignación, e incluso con entusiasmo y constancia. Nunca fueron verdugos, sino víctimas. Por eso su muerte sí me conmueve, y me entristece. Respecto a los perros, nadie que no haya convivido con uno de ellos conocerá nunca, a fondo, hasta dónde llegan las palabras de generosidad, compañía y lealtad. Nadie que no haya sentido en el brazo un hocico húmedo intentando interponerse entre el libro que estás leyendo y tú, en demanda de una caricia, o haya contemplado esa noble cabeza ladeada, esos ojos grandes, oscuros, fieles, mirar en espera de un gesto o una simple palabra, podrá entender del todo lo que me crepitó en las venas cuando leí aquellas líneas; eso de que en esas peleas de perros, el animal, si su amo está con él, lo da todo.
Cualquiera que conozca a los perros sentirá la misma furia, y el mismo asco, y la mala sangra que yo sentí al imaginar a ese perro que sigue a su amo, al humano a quien considera un dios y por cuyo cariño es capaz de cualquier cosa, de sacrificarse y de morir sólo a cambio de una palabra de afecto o de una caricia, hasta un recinto cercado con tablas y lleno de gentuza vociferante, de miserables que cambian apuestas entre copa y copa mientras sale al foso otro perro acompañado de otro amo. Y allí, en el foso, a su lado, con un puro en la boca, oye al dueño decirle: " Vamos, Jerry, no me dejes mal, ataca, Jerry, ataca, duro, chaval, no me falles, Jerry". Y Jerry, o como diablos se llame, que ha sido entrenado para eso desde que era cachorrillo, se lanza a la pelea con el valor de los leales, y se hace matar porque su amo lo está mirando. O queda maltrecho, destrozado, inválido, y obtiene como premio ser arrastrado afuera y que lo rematen de un tiro en la cabeza, o que lo echen, todavía vivo, a un pozo con un trozo de hierro atado al cuello. O termina enloquecido, peligroso, amarrado a una cadena como guardián de una mina o un oscuro almacén o garaje.
Así que hoy quería decirles a ustedes que malditos sean quienes hacen posible que todo esto ocurra, y que mal rayo parta a los alcaldes, los policías municipales y los guardias civiles y a todos los demás que lo saben y lo consienten. Y es que hay chusma infame, gentuza sin conciencia, salvajes miserables a quienes sería insultar a los perros llamar hijos de perra.

¿Quien Soy? Soy un rescatador de animales

Soy un rescatador de animales
(Annette King Tucker)

Mi trabajo consiste en asistir a las criaturas del Señor
Nací con la necesidad de cubrir sus necesidades
Adopto nuevos miembros de mi familia sin un plan, pensamiento o selección.
He comprado alimento para perros con mis últimos centavos.
He acariciado una cabeza con sarna con mis manos desnudas
He abrazado a alguien malvado y asustado
Me he enamorado miles de veces
y he llorado sobre un cuerpo sin vida
Tengo animales amigos y amigos de los animales
No uso a menudo la palabra "mascota"
Veo a los perdidos a la vera del camino
y me duele el corazón
Llevaría conmigo a un ratoncito o me haría amiga de un buitre
No conozco a ninguna criatura que no merezca que yo le dedique mi tiempo
Quisiera vivir para siempre si no hay animales en el cielo
Aunque creo que los hay.
Por qué Dios crearía algo tan perfecto para luego dejarlo de lado.
Nosotros podremos ser los amos de los animales,
pero los animales se han superado así mismos
Algo que la gente no ha logrado
La guerra y los abusos me duelen
pero algún rescate en las noticias me da esperanzas por la humanidad
Somos un ejército silencioso pero determinado
que hacemos la diferencia cada día
No hay nada más necesario que darle calor a un huérfano
nada más regocijante que salvar una vida
ni reconocimiento más grande que verlos mejorar
No hay alegría más grande que ver a un bebé jugar, el mismo que hace algunos días estaba tan débil para comer.
Rescato Animales
Mi trabajo nunca termina
Mi casa nunca está en silencio
Mi billetera está siempre vacía
Pero mi corazón está siempre lleno
En el juego de la vida,
NOSOTROS YA HEMOS
GANADO.

sábado, 14 de febrero de 2009

Un regalo especial


Empiezo este blog dedicado a mi gran amigo, Nous.

Una amistad como la nuestra es un regalo especial.

Disfruto y comparto muchos momentos maravillosos y divertidos contigo.
Respetas mi forma de ser y de actuar, y yo te admiro por la tuya.
Me alientas en los momentos difíciles.
Juntos disfrutamos de los buenos momentos,
me permites apreciar y valorar las cosas sencillas de la vida,
y aprendo de ti día a día.
Sé que contigo no tengo que fingir...

Una amistad como la nuestra es un regalo precioso...
Cuento contigo para alcanzar mis metas, mi felicidad, y enjuagarme mis lágrimas
en los momentos de tristeza y frustración.

Eres una luz que ilumina mi vida y tienes un lugar muy especial en mi corazón.

Tú, eres mi pasión.